La mayólica, rica de toda su historia, se alterna a las líneas limpias del acero. La fuerza del acero se ve enriquecida por los nuevos movimientos redondos y las superfcies sorprenden la mirada con nuevos e inesperados detalles de luz.